Cuanto más energía derrochamos, mayor es el daño al medio ambiente. Ello sin hablar en el perjuicio que sentimos en el bolsillo. Al usar la energía eléctrica de manera correcta, ahorramos en la cuenta de luz y aún ayudamos en la preservación de los recursos naturales y en la calidad de vida en el planeta.

Hay muchas formas de usar la energía eficientemente, basta mantener hábitos inteligentes de consumo.

Algunos ejemplos:

  • El mantenimiento de las instalaciones eléctricas es muy importante en el ahorro de energía eléctrica. Además de valorizar su inmueble, también incrementa la comodidad por la posibilidad del uso de nuevos equipos de forma segura.

     

  • Esté atento a los causantes del incremento en el consumo de energía y ahorre.

Vea cuánta energía consume cada equipo y cuáles son los cuidados que usted debe tener para combatir el derroche de energía.

Aire acondicionado: Debe ser instalado en un lugar con buena circulación de aire. Cuando esté en uso, mantenga puertas y ventanas cerradas, evitando así la entrada de aire de un ambiente externo. Limpie siempre los filtros (la suciedad impide la libre circulación del aire y fuerza al aparato a trabajar más).
Lámparas: Evite usarlas durante el día, aprovechando la luz natural. Utilice lámparas compatibles con el voltaje de la red, pues las de voltaje menor duran menos y se queman con facilidad. Mantenga lámparas y luminarias limpias. Cuando sea posible, instale lámparas fluorescentes, que iluminan mejor, duran más y gastan menos energía.
Heladera: Debe estar en un lugar bien ventilado, separado de paredes o muebles, lejos de rayos solares y fuentes de calor, como fogones y estufas. Nunca utilice la parte trasera de la heladera para secar géneros y ropas. Ajuste el termostato de acuerdo con el manual de instrucciones del fabricante. Descongele y límpielo con frecuencia. Mantenga la gomas de la puerta en buen estado. Guarde o retire los productos de una sola vez para evitar la apertura de la puerta sin necesidad. No coloque alimentos calientes o recipientes destapados en la heladera (eso exige más esfuerzo del motor). No bloquee la circulación interna de aire frío con baldas de vidrio, plástico o de otros materiales.
Lavarropa: Úsela sólo cuando esté con capacidad máxima de ropa (también ayuda en la economía de agua). Limpie frecuentemente el filtro y utilice solamente la dosis correcta de jabón indicada por el fabricante.
Plancha: Acumule el mayor número de piezas de ropa para enchufar la plancha el mínimo de veces. Comience a pasar la ropa siempre por los tejidos que exigen temperaturas más bajas. Siempre que tenga que interrumpir el servicio, no deje de desenchufar la plancha.