Más del 50% de las edificaciones con mas de 20 años de antigüedad tienen instalaciones eléctricas inadecuadas o totalmente inseguras y esta situación empeora en locales y/o viviendas de mayor antigüedad.

Incendios, pérdida de vidas, niños gravemente quemados por causa de incendios que tal vez se pudieron evitar manteniendo el cableado de las casas y locales comerciales en óptimo estado.

Procobre Perú no es ajeno a ésta realidad y por ello lanza la página web: www.programacasasegura.org/pe

A través de ésta página los usuarios podrán consultar y recibir información acerca de instalaciones eléctricas seguras de un modo ágil y sencillo y además podrán realizar consultas y solicitar el servicio de expertos que los podrán ayudar a reacondicionar sus viviendas.

El envejecimiento y el deterioro natural de las instalaciones eléctricas así como los nuevos hábitos de consumo de energía, originados por la utilización de una mayor cantidad de equipos y artefactos eléctricos, han provocado un escenario alarmante que comprometen a nuestra familia y nuestra inversión. Por lo tanto es importante que cuando se hagan remodelaciones dentro de la vivienda se consideren adecuar las instalaciones eléctricas.

El sitio web www.programacasasegura.org/pe es un complemento de la campaña que Procobre ha realizado en conjunto con instituciones y empresas comprometidas con la seguridad eléctrica tales como el Ministerio de Energía y Minas, Ministerio de la Producción, Sencico, Cuerpo General de Bomberos entre otros. A través de esta iniciativa se pretende crear conciencia en la población sobre los riesgos que implica una instalación eléctrica deficiente.

Para Miguel de la Puente, Director-Gerente de Procobre Perú, es necesario realizar revisiones periódicas, mantenimiento y remodelaciones; “considerando especialmente el reemplazo de los conductores eléctricos viejos y deteriorados para evitar riesgos eléctricos”

De acuerdo a lo manifestado por de la Puente, “cuantas veces las amas de casa se quejan de la baja de energía cuando encienden la terma, o la aparición de chispas cuando enchufan un artefacto….estos incidentes no son sino los síntomas de lo que pudiera ser un corto circuito y un incendio que pondría en riesgo vidas y la inversión de las familias”

Actualmente, el potencial consumo instalado de electricidad podría llegar a ser 6 veces mayor que hace 20 años, lo que exige que el cableado eléctrico de los hogares y las instalaciones se encuentren en óptimas condiciones, para así evitar fallas y sobrecargas que puedan provocar incendios y lesiones físicas y a su vez, pérdidas de energía que se traducen en incrementos en las facturas de consumo eléctrico.