Es un programa que busca hacer conciencia y orientar sobre los riesgos de accidentes causados por instalaciones eléctricas obsoletas o inadecuadas y el impacto de éstas en el consumo adicional de energía eléctrica. Una instalación eléctrica segura garantiza a sus usuarios tranquilidad y confort, y al inmueble seguridad y valor.