Hoy se consume cerca de seis veces más energía eléctrica que hace 25 años y la mayoría de las viviendas sigue con su misma instalación original.

Esto genera cortocircuitos, incendios y, lo que es peor, la pérdida de vidas humanas. Cuando la casa “habla”, solo hay que saber interpretarla:

1. ¿Necesita desenchufar un electrodoméstico para enchufar otro?
2. ¿Baja la intensidad de las luces cuando enchufa un electrodoméstico?
3. ¿Se le han quemado aparatos este último tiempo?
4. ¿Alguien en su familia sufrió un golpe de corriente?

 

Todas estas señales de alerta indican que necesita urgente la revisión de un experto.

 

Mire aquí las empresas asociadas al Programa Casa Segura y pida un diagnóstico de sus instalaciones.