Si bien muchos padres educan a sus hijos respecto a los peligros que conlleva el mal uso de la electricidad, nunca está de más recordar algunos tips. Lea esta nota del Programa Casa Segura y mantén a tus niños alejados de todo accidente.

La electricidad es buena para la vida cotidiana, pero es importante recordar que, a pesar de ser necesaria, es extremadamente peligrosa; sobre todo si no se conoce su buen uso, como suele ocurrir con los más pequeños en el hogar. Es por esto que aquí le dejamos una lista de tips para protegerlos de este tipo de accidentes:

-Recuerde colocar tapas plásticas encima de los enchufes para así evitar la tentación de introducir algún objeto o dedos en los orificios de éstos.

-Enséñeles que tocar cualquier aparato que se encuentre enchufado a la corriente eléctrica con las manos mojadas es malo y peligroso.

-Jamás deje que los niños jueguen con cables o enchufes, sobre todo si éstos se encuentran en la calle; ya que podrían estar conectados al tendido eléctrico y ocasionarles quemaduras o accidentes aún más graves.

-Tampoco permita que trepen los postes de luz y menos torres de alta tensión.

-Los riesgos más comunes en relación a las instalaciones eléctricas del hogar son las instalaciones regulares ya que el mal estado de los aislantes de conductores son causa de electrocución, lo que puede provocar quemaduras graves, incendios e incluso la muerte.

-Recuerde revisar de forma regular las condiciones de instalaciones eléctricas en el hogar y aprenda un protocolo preventivo de identificación de riesgos eléctricos.

-Es importante implementar también un plan familiar de acción en caso de que ocurra alguna emergencia, para así organizarse y mantener en constante supervisión a los pequeños.

-En lo posible, se recomienda instalar dispositivos de alerta y control de emergencias en el hogar, así en caso de accidentes, todo será mucho más expedito.

¿Qué hacer en caso de que un pequeño haya tenido un accidente eléctrico?

-Lo primero es interrumpir por completo el suministro eléctrico, para posteriormente brindar los primeros auxilios correspondientes. Es importante no intentar tocar al niño accidentado con tus propias manos, puesto que podrías sufrir una descarga eléctrica también.

-Si el pequeño no puede desprenderse del cable o enchufe, usted puede ayudarlo utilizando un palo seco, una revista, cuerda o cualquier otro objeto que no sea conductor de electricidad.

-Examine su respiración, pulso, color, capacidad de respuesta y cubre sus heridas o quemaduras con compresas o paños estériles, así evitarás infecciones.

-Lleve al niño accidentado al centro de salud más cercano. Y si es una electrocución grave, no dudes en llamar de inmediato a los servicios de emergencias para que así, una ambulancia lo traslade rápidamente.

Si sigue estos consejos al pie de la letra, usted logrará mantener a tus hijos a salvo de accidentes eléctricos. ¡Es muy importante que les enseñe desde pequeños, la importancia y peligro de la electricidad! Es un consejo de Programa Casa Segura.