Solemos agregar nuevos artefactos eléctricos en nuestra casa sin pensar en el consumo adicional implicado. Tome conciencia del gasto eléctrico de su hogar y evite accidentes.

Cada vez que ha adquirido un nuevo electrodoméstico, ¿se ha preguntado cómo podría afectar el consumo en su hogar? Probablemente no. Y es así como con cada nuevo aparato se van sumando gastos individuales, sin que nos demos cuenta de los niveles de gasto a los que podemos estar llegando, y el riesgo al que nos estamos exponiendo.

Por eso, antes de instalar un artefacto, asegúrese de calcular el consumo eléctrico de su vivienda. ¿Cómo? Simplemente sume el gasto individual de los artefactos que funcionan de manera cotidiana en su hogar y luego divídalos por el voltaje, el que corresponde a 220v en nuestro país. Para ello, aquí puede encontrar un práctico simulador de consumo de diversos aparatos, desarrollado por Enel, entidad socia de Programa Casa Segura.

Si tras la operación anterior, la sumatoria de los consumos antes mencionados diera como resultado 5.000 watts, tras dividirlo por el voltaje el resultado arrojaría un consumo de 22,7 amperes. Suponiendo que el automático de su hogar tuviese una capacidad de 15 amperes, claramente estaría sobrepasando la capacidad de su automático en alrededor de un 50%, con el consecuente riesgo de incendio por sobrecalentamiento de un cableado diseñado para un uso distinto al que usted le está dando actualmente.

¿Puedo solucionarlo?

Si bien siempre es importante utilizar la energía de la manera más mesuradamente posible, cada familia tiene necesidades particulares. Por lo mismo, no siempre es fácil llegar y prescindir de ciertos artefactos, y en aquellos casos, puede barajar diversas opciones.

Una de ellas sería el recableado del hogar, con un nuevo conductor e interruptor automático de acuerdo a las necesidades concretas de la casa. Es importante tener claro que el sobreconsumo no se soluciona con el mero cambio de un automático por otro de mayor capacidad, ya que si los cables se mantienen, el sistema seguirá sin ser apto para un alto consumo.

Otra opción sería la separación en distintos circuitos eléctricos, de acuerdo a su uso. Por ejemplo, dedicar uno específicamente a los artefactos de la cocina y la lavadora; otro, para el resto de enchufes de hogar, y un tercero, únicamente para el alumbrado. Y no está de más un cuarto circuito para accesorios delicados, como un computador.

Si bien, ambos casos significan una inversión de diversa importancia, es mínima comparada con la seguridad familiar o con lo que puede llegar a perder, en términos materiales, si llega a ocurrir un incendio en su hogar.

¿Aún no calcula el consumo de su hogar? Dedíquele solo unos minutos a este simple ejercicio y podrá evitar posibles accidentes.