bnn-preguntas_03

Una instalación eléctrica apegada a la normatividad disminuirá el riesgo de accidentes.

Verifique que su instalación tenga un sistema de puesta a tierra; que en las zonas húmedas como baños y cocina, los tomacorrientes cuenten con un interruptor de circuito por falla a tierra; dé mantenimiento periódico a la instalación eléctrica; no sobrecargue los circuitos al utilizar multicontactos; utilice materiales certificados y de calidad en la instalación.

Si la instalación se encuentra llena de improvisaciones, si dan “toques” algunos de los electrodomésticos, si tienes que utilizar extensiones o multicontactos porque no hay suficientes tomacorrientes en las habitaciones, son sólo algunos ejemplos que indican que tu instalación eléctrica está poniendo en riesgo a tu familia.

Una instalación eléctrica tiene un período de vida útil, pues sus componentes sufren un desgaste natural con el paso del tiempo. La instalación puede tener “puntos de fuga”; es decir, que en a través de alguno de los conductores de la instalación eléctrica se puede estar fugando energía eléctrica por el desgaste del material aislante. Puedes identificar si existen “puntos de fuga” si al apagar todas los focos o lámparas de la vivienda y desconectando todos los electrodomésticos, el disco del medidor está girando. Si esto sucede quiere decir que está consumiendo energía eléctrica adicional que se reflejará en su recibo de luz.

Cada 5 años. Los componentes de una instalación eléctrica pueden sufrir desgaste o daños por el uso cotidiano, por ello es importante solicitar el servicio de un electricista para que revise la instalación de su vivienda y dé el mantenimiento preventivo o correctivo que ésta requiera.

Es un sistema de protección necesario en toda instalación eléctrica, pues a través de este sistema se evitará que ante una falla de aislamiento en un electrodoméstico, la energía eléctrica afecte al usuario,

Cortocircuitos, sobrecargas y éstos hasta un incendio en tu vivienda.

Utilizar materiales de mala calidad o no certificados son un riesgo para tu instalación, para tu vivienda y para tu familia. Todos los componentes de la instalación son importantes, por ello debes cerciorarte que sean productos certificados que cumplan con la normatividad.

Es importante que la revisión sea hecha por un electricista, pues será él quien determine el estado de la instalación. Pero, como usuario de una instalación eléctrica puedes tener algunos parámetros para saber cómo se encuentra tu instalación:

¿Alguno de sus electrodomésticos da toques?
¿’Baja’ la luz cuando enciende el refrigerador o la motobomba?
¿Los interruptores o fusibles se abren sin causa aparente?
¿Tu instalación tiene al menos cuatro circuitos?
¿Los apagadores y tomacorrientes se calientan, hacen falso contacto, están rotos o se ven dañados?

Si contestaste que sí a las preguntas anteriores, es urgente que solicites los servicios de un electricista que dé mantenimiento correctivo a tu instalación.

Una descarga eléctrica puede convertirse en un accidente de fatales consecuencias, esto depende del voltaje, la duración de la descarga, las condiciones físicas de la persona que la recibe, entre otras variables.

El efecto de una descarga puede ser imperceptible, dar la sensación de hormigueo, causar molestia y dolor en los músculos afectados, causar quemadura en la zona de contacto o quemaduras internas, fibrilación cardíaca, causar muerte por asfixia o por paro cardíaco.

Es un dispositivo de protección ubicado en el tomacorriente, su finalidad es interrumpir el paso de la corriente eléctrica, en caso de una falla de aislamiento en el electrodoméstico como refrigerador o lavadora para evitar que el usuario sufra una descarga eléctrica, actúa en conjunto con el sistema de puesta a tierra de la instalación.

Desliga corrientes eléctricas de falla de pequeña intensidad (del orden de milésimos de Amper), que un dispositivo de protección común no consigue detectar, pero que pueden ser fatales si recorrieran el cuerpo humano.