electronica_en_la_casa_2

Los “golpes de tensión” o “parpadeos” de la corriente, son variaciones bruscas de la tensión de un sistema eléctrico cuya duración es de algunas milésimas de segundo, y se dividen en dos categorías:

a) b) SUBTENSIONES:

cuando la tensión cae por debajo de un valor normal, llegando en algunos casos a la interrupción momentánea de la energía (microcortes). Generalmente se originan por la actuación de los interruptores automáticos cuando aparecen fallas en las líneas de transmisión.

La realidad es que ningún sistema de distribución de energía, en ninguna parte del mundo está libre de estas variaciones, ya que son totalmente aleatorias y no dependen de la calidad de las redes o instalaciones locales, sino que pueden originarse a muchos kilómetros de la ciudad y se transmiten por las redes interconectadas provinciales y nacionales desde las cuales nos abastecemos de energía. Respecto a las sobretensiones de origen atmosférico, aparecen exclusivamente durante las tormentas eléctricas.

  • Artefactos que debemos proteger de las SOBRETENSIONES

Debemos tener en cuenta todos los aparatos que contienen componentes electrónicos y que cada vez son más sensibles, como por ejemplo: computadoras, televisores, equipos de audio, lavarropas automáticos, microondas y hasta sistemas de alarma o cualquier aparato con microprocesador.

Estos artefactos son sensibles debido a que en pocos años los fabricantes han reducido muchísimo los tamaños físicos de los componentes, a punto tal, que las separaciones entre las líneas conductoras en los chips integrados son menores al grosor de un cabello.

También los fabricantes han reducido los voltajes de operación, por lo que los fenómenos que hace años no producían daños en una computadora “lenta” tipo 386 o 486, hoy hacen colapsar a los equipos “superrápidos”.

  • Aparatos que debemos proteger de las SUBTENSIONES

Fundamentalmente los aparatos con motor, como es el caso de heladeras, freezers, acondicionadores de aire, lavarropas, bombeadores, electrobombas, etc. Cuando cae bruscamente la tensión, estos motores pueden bloquearse, y si permanecen así durante un tiempo prolongado, pueden recalentarse sus bobinados.

Si estos aparatos son fabricados bajo las normas de seguridad vigentes, deben poseer una protección térmica interna de fábrica, pero cuando son antiguos o han sido reparados es probable que esta protección no trabaje adecuadamente o haya sido anulada.

Mucho se ha dicho, respecto a si un estabilizador de tensión funcionaría como medida de protección, sin embargo, contrario a la creencia generalizada, un estabilizador de tensión no protege contra las variaciones bruscas de tensión, y muy por el contrario, debido a que generalmente contiene circuitos con bobinas y capacitores, puede a veces producir picos de tensión instantáneos peligrosos para el equipo al cual está alimentando.

La pregunta que entonces lógicamente surge es cómo proteger los  aparatos que tenemos en el hogar, y aquí van nuestras recomendaciones:

-Para una computadora lo mejor es una “UPS” que protege el equipo y nos da tiempo para guardar el trabajo que estamos realizando, pero si no nos afecta perder lo que estábamos haciendo, con un costo mucho menor podemos colocar muy fácilmente un “protector de alta y baja tensión” enchufándolo en el tomacorriente.

Este protector es de disparo ultrarrápido y corta la alimentación cuando la tensión sale de los límites fijados (+10% y -15%) y luego de un tiempo de espera reconecta cuando la tensión vuelve a la normalidad protegiendo simultáneamente, por ejemplo, una computadora más un televisor y hasta un equipo de audio.

-Este mismo dispositivo es apto para la protección contra baja tensión, por lo que puede aplicarse al caso de heladeras y motores por ejemplo. Hoy existen en plaza distintas marcas y modelos, debiendo usarse los de 2 o 3 minutos de retardo para heladeras y acondicionadores de aire, y los de 10 o 20 segundos para todos los aparatos electrónicos.

Es necesario aclarar que estos dispositivos de protección sólo son efectivos para los casos de sobre o sub tensión originados en la propia red, pero no constituyen una protección adecuada contra las sobretensiones atmosféricas o rayos, por lo que es altamente recomendable que se desconecten los aparatos cuando hay tormentas con rayos y relámpagos, ya que además del equipo se pone en riesgo la seguridad de las personas.

Fuente:

Cooperativa Eléctrica de Galvez

“Protéjase de los ¨golpes de tensión¨ y evite daños en sus electrodomésticos”.

http://www.electricadegalvez.com.ar/