Hoy, que la mayoría de los comercios nos ofrecen constantemente promociones, descuentos, beneficios, y atractivos planes de financiación, los consumidores tenemos más que nunca instalado el concepto de ahorro. Ahorramos en la compra de un buen par de zapatos, compramos un par que resulta ser más económico, hasta que un día, una lluvia nos toma de sorpresa, y los zapatos recién estrenados terminan destruidos.

Imagínense una contingencia de este tipo pero llevada a un plano tan delicado como lo es el de la Seguridad Eléctrica de nuestro hogar ¿Qué pasaría por ejemplo, si por el uso de un prolongador eléctrico múltiple, no certificado -comúnmente denominado “zapatilla”- que compramos en la calle a un vendedor ambulante a un precio que creemos conveniente, se nos prende fuego la casa o parte de ella?

Cuantas veces creemos haber ahorrado en algo, hasta que ocurre una situación extrema e imprevista,  y caemos en la cuenta de que tal ahorro se convirtió en un gran gasto que tendríamos que afrontar luego; con el agravante que si de Seguridad Eléctrica hablamos, en muchos casos estos “ahorros” tienen consecuencias irreparables como la muerte de una persona.

Por eso, uno de los aspectos fundamentales en la prevención de accidentes eléctricos, es verificar que todos los materiales de instalación eléctrica y el equipamiento para baja tensión que se adquieran cuenten con el Sello de Seguridad de la Secretaría de Comercio Interior (Res SICyM 92/98).

Esto asegura que dicho equipamiento -importado o fabricado en el país- fue controlado por organismos de certificación acreditados, como es el caso del IRAM u otros de carácter internacional, para garantizar la seguridad de los mismos.

Debemos utilizar solamente materiales de instalación eléctrica, y equipamiento para baja tensión que estén certificados con la marca de Seguridad “S”,  de acuerdo a la Res SICyM 92/98, y además debemos recurrir a personal especializado para las tareas de mantenimiento, adecuación y reparación de las instalaciones eléctricas de nuestro hogar.

Los productos certificados de acuerdo a la Res SICyM 92/98 mostrarán la marca de seguridad acompañada de la marca del Organismo de Certificación.

selo