A pesar de que en la actualidad el número de equipos y artefactos electrodomésticos se ha incrementado en cada hogar, se sigue empleando el mismo sistema de conexión en un contexto donde el consumo de energía aumentó cerca de seis veces. Tal como las personas “colapsan” a corto o mediano plazo cuando son sometidas a excesivo trabajo, las instalaciones eléctricas de las viviendas sufren similar efecto provocando cortocircuitos, incendios y, lo que es peor, la pérdida de vidas humanas. Por eso, le acercamos las 8 preguntas claves que pueden orientarlo sobre el estado de su instalación eléctrica, y en tal caso, evaluar cómo proceder:

1. ¿Su vivienda tiene 15 años o más de antigüedad?

2. ¿Ha hecho alguna renovación o agregado nuevos artefactos, tales como refrigerador, freezer, acondicionadores de aire u horno eléctrico en los últimos 10 años?

3. ¿Es usted el nuevo propietario de un hogar que antes tenía otro dueño?

4. ¿Las luces de su hogar parpadean con frecuencia?

5. ¿Los interruptores automáticos o fusibles de su hogar saltan a menudo?

6. ¿Los tomacorrientes o interruptores de luces están calientes al tacto o descoloridos?

7. ¿Escucha zumbidos provenientes de los tomacorrientes?

8. ¿Tiene alargues, zapatillas o adaptadores en uso permanente en su hogar?

Si su respuesta a alguna de las preguntas fue “sí”, debe considerar la posibilidad de realizar un diagnóstico de su instalación eléctrica por personal especializado, tenga en cuenta que una inspección básica puede llevar tan solo 30 minutos a una hora.