Cada año, lamentablemente, situaciones de riesgo creadas por el deseo de engalanar las fiestas de fin de año, enlutan a muchas familias.

A pocos días de las fiestas de Navidad y Año Nuevo crece la demanda de arreglos luminosos, adornos, luces para árboles navideños y con ello se incrementa el riesgo de sufrir accidentes de origen eléctrico en los hogares, sean estos incendios a causa de fallas eléctricas, o bien, electrocuciones. Por lo tanto es recomendable tomar una serie de precauciones y seguir los consejos de ésta nota.

En la Ciudad de Buenos Aires, más del 30 % de los incendios se producen por fallas eléctricas, dando como consecuencia la pérdida de vidas humanas y cuantiosos daños materiales, cifra que preocupa y reafirma la necesidad de informar a la población sobre los riesgos de una instalación o materiales eléctricos deficientes, sobretodo en estas fechas donde aumenta el consumo eléctrico.

ICA (Internacional Copper Association), en conjunto con APSE, Asociación para la Promoción de la Seguridad Eléctrica, trabajan desde hace tiempo en crear conciencia en la población sobre los riesgos de una instalación eléctrica deficiente. Una investigación de campo realizada durante los años 2007-2008, demuestra que más del 70% de las instalaciones eléctricas en edificaciones con más de 15 años de antigüedad son inadecuadas o totalmente inseguras.

Para el Ingeniero Electricista Gustavo Capo, vocero del Programa Casa Segura en Argentina, “el correcto uso por parte de los ocupantes del inmueble y el mantenimiento periódico de las instalaciones eléctricas realizado por personal calificado, es la forma más efectivas de prevenir accidentes de origen eléctrico, salvaguardar la seguridad de las familias y generar un uso eficiente de dichas instalaciones”.

Actualmente, la potencia eléctrica instalada en una vivienda tipo podría llegar a ser 6 veces mayor que la de hace 20 años, lo que hace necesaria la actualización de las instalaciones eléctricas para poder hacer frente, sin riesgos, a esta nueva realidad.

Consejos útiles:

o Exija y utilice solamente materiales de instalación eléctrica (cables, dispositivos de protección, llaves, módulos de tomacorrientes, etc.) y equipamiento eléctrico (lavarropas, heladeras, licuadoras, luces para decoración navideña, etc.), certificados, que cuenten con la marca de seguridad obligatoria acompañada de la marca del organismo de certificación:

– Realice el mantenimiento periódico, la actualización o cualquier tipo de intervención en su instalación eléctrica únicamente con personal calificado (encuéntrelo en www.apse.org.ar).

– Para la decoración con arreglos navideños luminosos a la intemperie, utilice únicamente aquellos que sean aptos para ese tipo de uso. La mayoría de los productos de este tipo son aptos sólo para uso interior.

– Evite el uso de extensiones o alargues eléctricos.

– Recuerde que la utilización de “triples” o “adaptadores” está prohibida.

– No realice el montaje de instalaciones “provisorias”.

– Una instalación eléctrica es segura, cuando en ella se cumplen los Requisitos de Seguridad establecidos en la Reglamentación para la Ejecución de Instalaciones Eléctricas en inmuebles de la Asociación Electrotécnica Argentina.

– Recuerde que la utilización de módulos de tomacorrientes normalizados y un adecuado sistema de puesta a tierra en la instalación, permiten la conexión del conductor de protección de los aparatos eléctricos, de manera que cualquier falla en su aislación producirá una circulación de corriente a tierra que producirá la apertura automática de la protección diferencial, evitando que una persona o animal sufra una descarga eléctrica

Algunas cifras:

• De acuerdo a los datos proporcionados por la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires el 30.44% de los incendios en los que se tomó intervención en el año 2010, fueron de origen eléctrico.

• Según una investigación de campo realizada por CEOP a pedido de APSE e ICA, el 71,8% de los hogares argentinos no cumple con al menos un requisito de seguridad eléctrica. Otros datos relevantes del estudio fueron; que el 86.2% de los usuarios considera que su vivienda es, efectivamente, segura, y que el 81.6% de los usuarios estaría dispuesto a adecuar su instalación si la misma no fuese realmente segura.